Las ciudades como elementos vivos

La ciudad, o lo que sean los lugares en los que vivimos, históricamente se ha caracterizado porque nunca está terminada, porque siempre existen resquicios que permiten el cambio, la mutación. El que la ciudad sea incompleta (mis alumnos me lo habrán oído decir muchas veces) es esencial para permitir su evolución y, sobre todo, para responder a las nuevas necesidades. Las ciudades nunca deberían están terminadas porque en ese instante estarán muertas.

José Fariña, en su artículo Hacia un urbanismo de código abierto, hace esta interesante reflexión que comparto totalmente. Hace tiempo que tengo la sospecha de que empieza a haber una opinión generalizada (especialmente entre políticos) por la cual las ciudades deben tener una imagen fácilmente reconocible (y no hablo de iconos o formas reconocibles, sino de modelos de ciudad) que dure en el tiempo. Esa concepción es, en mi opinión, un error porque como dice Fariña, las ciudades son algo vivo y siempre inacabado (o en contínua reinvención), y entenderlas como algo terminado implica necesariamente su muerte, pues niega la riqueza histórica y cultural de cualquier ciudad para convertirla en simple parque temático. Habitado, eso sí.

Edit this page

Carlos Cámara-Menoyo
Carlos Cámara-Menoyo
Arquitecto. Doctor. Profesor. Aprendiz.

Mi formación mutidisciplinar y mis múltiples intereses de investigación se vertebran alrededor de las comodificaciones entre ciudad, tecnología y sociedad dentro del marco del informacionalismo y la cultura libre, aspectos que abordo tanto desde mi vertiente profesional académica como desde mi vertiente activista

comments powered by Disqus
Siguiente
Anterior

Relacionado